Todos los sistemas se diseñarán y se integran de una manera holística, donde cada proceso se puede ver como una parte de un sistema cerrado conjunto. Estas relaciones simbióticas entre procesos son valiosas para aumentar la eficiencia, y reducir los residuos y costes. Por ejemplo, la integración holística de los sistemas de una casa se muestra en el siguiente diagrama, donde el agua de lluvia y la energía, la producción de la comida y gestión de los residuos son enlazados intrínsecamente. El sistema de aquaponía es un buen ejemplo de un bucle cerrado para describir esta integración. Los nutrientes de la granja de peces alimentan las plantas, que luego son consumidos por la comunidad. Después los desechos domésticos de la familia alimentan a las lombrices que a su vez se alimentan a los peces. Consideramos además la integración holística del proyecto total con el medioambiente y dentro de la comunidad. Durante todas las etapas del proyecto vamos a analizar críticamente el progreso. Además estamos guardando datos de nuestro entorno inmediato (como la clima, el calidad de agua y la biodiversidad) para cuantificar nuestro impacto en el entorno.     

 

La integración holística de los sistemas