Los avances tecnológicos han ido aumentando los rendimientos agrícolas y la reducción de la mano de obra humana durante miles de años. Desde el uso de la tracción animal para máquinas de vapor, y la rápida industrialización a finales de los siglos 19 y 20 que se benefician de la evolución de la maquinaria y los fertilizantes y pesticidas. Con nuestro nivel actual de la tecnología agrícola, se puede decir que la humanidad ya produce alimentos suficientes para proporcionar a todos en el mundo con más de la ingesta diaria recomendada [1]. El hambre en el mundo no se debe a la incapacidad de producir comida suficiente, sino a la incapacidad del sistema monetario para proporcionar empleo que la gente pueda "ganar" los alimentos que necesitan. Dentro del mercado actual es rentable perder buena comida (y crear la escasez necesaria para mantener los precios altos). Además, el sistema promueve el monocultivo (en detrimento de la biodiversidad y el medio ambiente) y organismos modificados genéticamente (OGM) con la única motivación de producir y por lo tanto vender que los hacen potencialmente inseguras. La agricultura tradicional utiliza alrededor del 37% de la tierra [2] y 70% del agua dulce del planeta [3]. La agricultura sólo usa 1.2% del uso de energía de los países desarrollados [4], [5] una cantidad pequeña en comparación con el uso industrial y el transporte. Aun así, no es sostenible debido a que utiliza combustibles fósiles para fertilizar los cultivos o transportar alimentos a distancias largas.

Proveer una provisión segura de alimentos nutritivos para una comunidad es uno de los pasos más fundamentales e inmediatos para alcanzar la autosuficiencia. Hemos desarrollado un sistema de selección de los cultivos de alimentos con la visión de conseguir la nutrición máxima para la comunidad de manera más eficiente (usando la superficie mínima de la tierra, con poca agua y poca energía). Este sistema está basado en un algoritmo que utiliza varios datos (como los requisitos nutricionales humanos, tipo y cantidad de vitaminas y minerales de los alimentos, y rendimientos agrícolas) para analizar cuáles son las plantas más beneficiosos. Técnicas agrícolas avanzadas como "acuaponía" y "hidroponía" serán utilizadas para cultivar un rango amplio de plantas con menos recursos que la agricultura tradicional. Estos métodos no requieren suelo debido a que las plantas se cultivan en un entorno interior controlado, en un flujo de agua rica en nutrientes. En el caso de hidroponía se necesita añadir los nutrientes al agua (de mezclas comerciales o hechas a partir de compost). Sin embargo, en el caso de acuaponía el sistema se combina con una piscigranja que da los nutrientes necesarios. Los residuos de los cultivos (y otros de la cocina) se pueden usar para alimentar a una granja de lombrices (vermicultura) y ellos pueden ser utilizados para alimentar a los peces, en esa manera creamos un ciclo cerrado. Los nutrientes que falten en el agua de la piscigranja se complementar a través de un subproducto de la vermicultura. Además, residuos como la carne y las heces que no pueden ser alimentados a las lombrices se pueden utilizar para criar moscas soldadas que convierten de manera eficiente los residuos en larvas de alta proteína (otro alimento para los peces). Este tipo de agricultura no es dependiente de la calidad del suelo o el clima, y la mayoría de los insecticidas/herbicidas no son necesarios porque las plantas son protegidas de insectos y enfermedades en el interior. Estamos planificando la construcción de invernaderos semi-subterráneos (walipinis) los que albergaran en su interior los sistemas acuaponicas. A través del control de la temperatura y la calidad del agua es posible producir rendimientos más altos (por año y por hectárea) de los cultivos mientras se utiliza un 70% menos de agua [6] en comparación con la agricultura tradicional.

Hay algunas plantas (como los grandes árboles frutales) que no pueden ser cultivadas en interiores usando hidroponía/acuaponía. Estos se cultivaran al aire libre en un "bosque de alimentos" utilizando técnicas de permacultura que simulan la biodiversidad de un bosque natural. La integración de muchas capas diferentes en el bosque de alimentos (árboles del dosel, vides, cubiertas vegetales, tubérculos y hongos) de una manera estratégica permite que ocurran las relaciones simbióticas naturales. Dando así una protección natural contra las plagas, la mejora de la calidad del suelo y el hábitat para otros organismos. Así mismo como todos los sistemas y tecnologías aplicadas en el proyecto Kadagaya, los sistemas agrícolas se integrarán de manera holística con otros sistemas. Por ejemplo, usando el bosque de alimentos para el filtrado y la limpieza de aguas residuales.

 

  

 

[1]    J. Diouf, “Millennium Lecture Towards a Hunger-free Century,” Food and Agriculture Organization of the United Nations, 1999. [Online]. Available: http://www.fao.org/dg/1999/millen-e.htm. [Accessed: 21-May-2015].

[2]    World Bank, “Agricultural land (% of land area),” 2015. [Online]. Available: http://data.worldbank.org/indicator/AG.LND.AGRI.ZS. [Accessed: 22-May-2015].

[3]    OECD, “Water use in agriculture,” 2015. [Online]. Available: http://www.oecd.org/agriculture/water-use-in-agriculture.htm. [Accessed: 22-May-2015].

[4]    J. Woods, A. Williams, J. K. Hughes, M. Black, and R. Murphy, “Energy and the food system.,” Philos. Trans. R. Soc. Lond. B. Biol. Sci., vol. 365, no. 1554, pp. 2991–3006, Sep. 2010.

[5]    A. C. Patrick Canning, “Energy Use in the U.S. Food System,” USDA Econ. Res. Serv. Rep. No. ERR-94, 2010.

[6]    P. H. Diamandis and S. Kotler, Abundance: The Future Is Better Than You Think. Free Press, 2012.

 

Recursos sugeridos

·         Acuaponia (www.youtube.com/watch?v=_nAxytqVlAw)

·         Permaculture (http://permacultureprinciples.com/es/)

·         Geoff Lawton: Estableciendo Bosques Comestibles (www.youtube.com/watch?v=02Nc0LeCTGY)